X-men wolverine

X-Men Orígenes: Lobezno es la primera película de la trilogía de Lobezno y la cuarta entrega de la serie de películas de X-Men en general. Dirigida por Gavin Hood, es una precuela situada antes de los acontecimientos de la primera película de los X-Men, centrada en el personaje de Lobezno y su paso por el Equipo X, antes y poco después de que su esqueleto fuera unido con el indestructible metal adamantium.

Este trepidante thriller de acción hunde las afiladas garras de adamantium en los misteriosos orígenes de Logan/Wolverine: su pasado épicamente violento y romántico, su compleja relación con Victor Creed/Sabretooth, y el ominoso programa Arma X que desata su furia primaria. En el camino, Lobezno también se encuentra con nuevos mutantes legendarios, como Deadpool y Gambito. Te pondrás «berserker» con este capítulo más profundo, más oscuro y más espectacular que nunca de la saga X-Men![1]



En 1845, en el Territorio del Noroeste, en la Norteamérica británica, el joven James Howlett ve cómo su padre John Howlett es asesinado por el padre de su amigo Victor Creed, Thomas Logan. En un acto de venganza, James mata al mayor de los Logan utilizando unas garras de hueso que le han salido de las manos debido al estrés del incidente. Con su último aliento, Logan le dice a James que él también es su hijo. James sale corriendo de la casa, seguido por Víctor, que lo encuentra y le promete a su hermano menor que cuidará de él. James y Victor huyen, perseguidos por una turba con antorchas.

X-men

X-Men Origins, junto con la mayoría de los otros juegos publicados por Activision que habían utilizado la licencia de Marvel, fue retirado de la lista y de todos los escaparates digitales el 1 de enero de 2014.[1] Fue el último juego de Lobezno publicado por Activision antes de que la licencia expirara en 2014.[2]

X-Men Origins toma influencias de juegos como God of War y Devil May Cry con una perspectiva en tercera persona[3] La Uncaged Edition también presenta una gran cantidad de sangre. Se puede matar a los enemigos de varias maneras, además de mostrar gráficamente el factor de curación de Lobezno[4].

El combate se basa en tres opciones: ataques ligeros, ataques pesados y agarres. Otra forma de ataque es la embestida, que permite a Lobezno acortar rápidamente la distancia con un enemigo. Lobezno también puede utilizar el entorno en su beneficio, por ejemplo, empalando a los enemigos con pinchos. Durante el combate, el medidor de rabia de Lobezno se acumula, y cuando está lleno le permite utilizar ataques más devastadores, como el giro de garras y un modo berserker, que aumenta la fuerza de las garras de Lobezno hasta que su medidor de rabia se vacía.[5] La experiencia (XP) se recoge al derrotar a los enemigos, destruir elementos y acumular coleccionables.[6] La XP se utiliza para subir de nivel, y cada nuevo nivel da lugar a la obtención de puntos de habilidad, que se utilizan para comprar mejoras.

X-men origins wolverine ryan reynolds

En el Universo Marvel, el Equipo X fue un equipo de operaciones negras de la CIA que operó durante la década de 1960 y estuvo vinculado a Arma Plus. Estaba formado por Logan (James Howlett) (el futuro Lobezno), Victor Creed (el futuro Dientes de Sable), Mastodonte, David North/Christoph Nord (Maverick), el Mayor Arthur Barrington, Zorro Plateado, Noel Higgins (Gato Salvaje), Aldo Ferro (Vole) y John Wraith (Kestrel).

El Equipo X apareció en los X-Men de mediados de la década de 1990 en un episodio titulado «Arma X, mentiras y cinta de vídeo». En este episodio, Lobezno, al igual que todos los miembros originales, tuvo varios flashbacks y regresó a unas instalaciones de Arma X en Canadá. Los otros miembros del equipo son Dientes de Sable, Zorro Plateado y Maverick. Recordaron sus misiones anteriores y sus batallas con Omega Red, pero también se dieron cuenta de que gran parte de esos recuerdos les fueron implantados por los científicos de Arma X. Fueron llevados allí para morir a manos de un robot de Arma X llamado Thalos. Thalos fracasa, pero sólo porque el equipo vuelve a colaborar para destruir la contramedida de Arma X.

X-men: días del futuro pasado

The Blob (Frederick J. «Fred» Dukes) es un personaje de ficción que aparece en los cómics estadounidenses publicados por Marvel Comics. El personaje suele ser representado como un adversario de los X-Men. Un mutante representado originalmente como un monstruo gordo de circo, la Mancha afirma ser inamovible cuando lo desea[1] Posee una cantidad extrema de masa corporal flexible, que le otorga una fuerza sobrehumana. Con un comportamiento de matón, utiliza sus poderes principalmente para cometer pequeños delitos y como miembro de la Hermandad de Mutantes y de la Fuerza de la Libertad.

The Blob apareció en la película de superhéroes de 2009 X-Men Origins: Lobezno, donde fue interpretado por el actor Kevin Durand con un traje de gordo. El luchador «Gigante» Gustav Claude Ouimet tuvo un cameo como Blob en X-Men: Apocalipsis.

El mutante Magneto no tarda en buscar a Blob para reclutarlo en su Hermandad de Mutantes Malvados, devolviéndole la memoria mediante un contundente golpe en la cabeza. El Blob acepta temporalmente la invitación, pero se marcha cuando se revela que Magneto no tiene ninguna preocupación real por la seguridad del Blob después de ser alcanzado por los explosivos que se lanzaron contra los X-Men. Vuelve al Circo[5] y se asocia con Unus debido al alienígena Lucifer, que pronto se convierte en su confidente. Se disfrazan de X-Men y cometen crímenes.[6] La Mancha también es miembro del Factor Tres.[7] Trabaja brevemente como agente del Imperio Secreto, donde lucha contra la Bestia.[8] Con la Hermandad reorganizada, la Mancha lucha contra el Profesor X y los Defensores. Es devuelto a la infancia por Alfa, el Mutante Definitivo[9] La Mancha es devuelta más tarde a la edad adulta, y lucha contra los Campeones de Los Ángeles[10].

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad