mujeres caminando por la playa

Vale, tenemos que admitirlo. Por mucho que nos guste la nieve, estamos deseando que llegue la primavera. Así que hemos decidido hacer un viaje por el mundo de la pintura para encontrar las obras maestras más influyentes, bellas, famosas y evocadoras -tanto históricas como contemporáneas- sobre la estación de la primavera y las alegrías de la misma. Nuestra corresponsal Abbie Martin Greenbaum ha confeccionado una lista con algunos de los cuadros más impresionantes que hemos podido encontrar y que le ayudarán a ponerse en situación para la llegada de la primavera.

La primavera no ha llegado del todo, pero a medida que los días se acercan más y más al equinoccio de primavera, esperamos con impaciencia la llegada del clima cálido. Con las vacaciones a cuestas, el invierno puede parecer un lento avance hacia el sol. Estamos totalmente preparados para el primer día de la primavera.

No es de extrañar que, a lo largo de la historia, la primavera haya despertado el interés de muchos artistas. Su calidad brillante y alegre parece llamar a sus pinceles. Y como resultado, tenemos muchas pinturas increíbles de magníficos verdes y fragantes jardines para inspirarnos durante los oscuros días del invierno. Pero también hay representaciones de la fiebre de la primavera y de las aventuras amorosas vertiginosas. Días de lluvia. Y días de viento perfectos para volar una cometa. Impresionantes evocaciones abstractas de la esencia misma de la primavera: el renacimiento y la elevación, la libertad y la ligereza. Y la alegría.

los graneros al final del verano…

Desde la antigüedad, los artistas se admiraban de la belleza, la frescura y la fuerza de la tierna primavera. Se visualizaba como mujeres jóvenes o se expresaba mediante la naturaleza desnuda y las actividades sociales de la estación. Muchos motivos mitológicos se refieren a esta estación.

El maestro imprimió parte del antiguo panteón griego encabezado por Venus. Todos los personajes se sitúan en un invernadero floreciente con una alfombra de numerosas flores. El maestro representó el triunfo de la primavera, la juventud y la belleza. Actualmente el cuadro se conserva en la Galería Uffizi de Florencia.

La peculiaridad de los cuadros de Arcimboldo fue muy apreciada por la nobleza europea del siglo XIV. Sus obras estuvieron en las cortes de numerosos monarcas de la época. El retrato de la dama perfilada se compone de cientos de flores representadas fotográficamente.

El artista alemán creó una gran humanización de la estación. La piel pálida casi transparente, la mirada misteriosa, el cabello largo bellamente enredado y la leve sonrisa, junto con el cielo profundo, recrean las desgarradoras expectativas y promesas de la primavera. Los medios expresivos del estilo Art Nouveau son los más adecuados para ello.

cuadros de temática primaveral

El famoso cuadro de Botticelli celebra la llegada de la primavera y está lleno de simbolismo mitológico. Fue uno de los primeros cuadros europeos a gran escala en contar una historia no cristiana, sustituyendo la agonía de la Pascua por un rito pagano. Sorprendentemente, los botánicos han identificado 200 plantas representadas con precisión. Es una escena poética que trasciende la realidad, ya que las figuras parecen flotar sobre la hierba.

Es difícil creer que lo que ahora parece una pieza por excelencia del sentimentalismo victoriano de una fantasía rural fuera considerada en su día la pintura más revolucionaria de su tiempo. «Toda la historia del arte moderno comienza con ese cuadro», escribió el crítico del siglo XIX R A M Stevenson. «Corot, Manet, todos los impresionistas, no hicieron otra cosa que imitar ese cuadro». El cuadro fue radical, ya que fue el primer cuadro de un miembro del círculo prerrafaelista que se pintó al aire libre. Capta muy bien los efectos de la luz del sol brillante y plena sobre el paisaje inglés. Fíjate en la oveja del extremo derecho, que parece muy relajada.

guernica

La primavera forma parte de la composición Cuatro estaciones del artista italiano Giuseppe Arcimboldo (1526-1593) y representa uno de los ejemplos más espectaculares de sus bodegones antropomorfizados. El cuadro está formado por flores de diferentes colores y tamaños y representa el vigor y la alegría de la infancia (los otros tres cuadros de la composición de las Cuatro Estaciones -Verano, Otoño e Invierno- representan respectivamente la adolescencia, la edad adulta y la vejez).8. Pierre-Auguste Renoir, Ramo de primaveraPierre-Auguste Renoir (1841-1919), Bouquet printanier (Ramo de primavera), 1866, óleo sobre lienzo, 104,7 x 80,3 cm, Fogg Art Museum, Cambridge, Massachusetts, EE UU. Imagen de dominio público

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad