las iglesias son obras de arte en qué período

El arte y la arquitectura paleocristianos son las obras de arte producidas por los cristianos o bajo su patrocinio desde los primeros tiempos del cristianismo hasta, según la definición que se utilice, el período comprendido entre el 260 y el 525. En la práctica, el arte cristiano identificable sólo se conserva a partir del siglo II[1]. A partir del 550, como muy tarde, el arte cristiano se clasifica como bizantino o de otro tipo regional[1][2].

Es difícil saber cuándo comenzó el arte netamente cristiano. Antes del año 100, es posible que los cristianos se vieran limitados por su condición de grupo perseguido a la hora de producir obras de arte duraderas. Dado que el cristianismo era una religión poco representada en la esfera pública,[cita requerida] la falta de arte que se conserva puede reflejar la falta de fondos para el mecenazgo, y simplemente el escaso número de seguidores. Las restricciones del Antiguo Testamento contra la producción de imágenes esculpidas (un ídolo o fetiche tallado en madera o piedra) (véase también Idolatría y cristianismo) también pueden haber limitado a los cristianos a producir arte. Los cristianos pueden haber hecho o comprado arte con iconografía pagana, pero dándole significados cristianos, como hicieron más tarde. Si esto ocurriera, el arte «cristiano» no sería inmediatamente reconocible como tal.

¿cómo influyó el cristianismo en el arte?

El arte y la arquitectura paleocristianos son el arte producido por los cristianos o bajo su patrocinio desde los primeros tiempos del cristianismo hasta, según la definición que se utilice, entre el 260 y el 525. En la práctica, el arte cristiano identificable sólo se conserva a partir del siglo II[1]. A partir del 550, como muy tarde, el arte cristiano se clasifica como bizantino o de otro tipo regional[1][2].

Es difícil saber cuándo comenzó el arte netamente cristiano. Antes del año 100, es posible que los cristianos se vieran limitados por su condición de grupo perseguido a la hora de producir obras de arte duraderas. Dado que el cristianismo era una religión poco representada en la esfera pública,[cita requerida] la falta de arte que se conserva puede reflejar la falta de fondos para el mecenazgo, y simplemente el escaso número de seguidores. Las restricciones del Antiguo Testamento contra la producción de imágenes esculpidas (un ídolo o fetiche tallado en madera o piedra) (véase también Idolatría y cristianismo) también pueden haber limitado a los cristianos a producir arte. Los cristianos pueden haber hecho o comprado arte con iconografía pagana, pero dándole significados cristianos, como hicieron más tarde. Si esto ocurriera, el arte «cristiano» no sería inmediatamente reconocible como tal.

características del arte bizantino

La imagen del Buen Pastor, un joven imberbe en escenas pastorales recogiendo ovejas, era la más común de estas imágenes y probablemente no se entendía como un retrato del Jesús histórico. Estas imágenes guardan cierto parecido con las representaciones de figuras kouroi del arte grecorromano.

Es notable la ausencia casi total de la cruz en las pinturas cristianas durante el periodo de persecución, excepto en la forma disfrazada del ancla. La cruz, que simboliza la crucifixión de Jesús, no se representó explícitamente durante varios siglos, posiblemente porque la crucifixión era un castigo impuesto a los delincuentes comunes, pero también porque las fuentes literarias señalaron que era un símbolo reconocido como específicamente cristiano, ya que la señal de la cruz fue hecha por los cristianos desde los primeros días de la religión.Iglesia doméstica de Dura-EuroposLa iglesia doméstica de Dura-Europos es la más antigua conocida. Una de las paredes de la estructura tenía inscrita una fecha que se interpretó como 231. Se conservó cuando se rellenó con tierra para reforzar las fortificaciones de la ciudad contra un ataque de los sasánidas en el 256 d.C. A pesar de la gran atmósfera de persecución, los artefactos encontrados en la casa-iglesia proporcionan pruebas de la tolerancia romana localizada para la presencia cristiana. Este lugar albergaba frescos de escenas bíblicas, incluida una figura de Jesús curando a los enfermos.

sarcófago de junius bassus

El cristianismo había heredado de sus raíces judías fuertes tabúes contra la idolatría y la desnudez. Además, la nueva religión hacía hincapié en la búsqueda de la perfección espiritual por encima de la física. Mientras que antes los músculos esculpidos del atleta y la belleza curvilínea de la doncella personificaban todo lo más deseable de la humanidad, ahora el foco de atención se centraba en la obtención de la iluminación espiritual y la vida eterna en el más allá.

La escultura, por lo tanto, casi desapareció, para no volver a emerger como una forma de arte dominante durante muchos siglos, mucho después de que la práctica de la adoración de ídolos se hubiera desvanecido de la memoria. Y los cuerpos representados en el arte ya no tenían una construcción gloriosa, su belleza se resaltaba con el drapeado de sus ropas o se mostraba al descubierto. Ahora, en la mayoría de los casos, el cuerpo desaparecía bajo las vestimentas que iban del cuello a la muñeca y al tobillo; seguía siendo reconocible como humano, pero no era en sí mismo algo digno de admiración. Sólo se destacaban los ojos, grandes y luminosos, ya que los ojos, como «lámpara del cuerpo» (Lucas 11:34, Mateo 6:22), servían como metáfora de la iluminación espiritual, mientras que la aureola parece haber sido adoptada de las representaciones clásicas del dios Helios/Apolo como forma de indicar la santidad de un individuo concreto (su posesión de «la luz de Dios» cf. Juan 1:1-9).

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad